Genaro García Luna NO es del PAN

Genaro García Luna NO es del PAN

Regularmente se suele calificar a un partido político de manera positiva cuando gana elecciones, y de manera negativa, cuando pierden elecciones; cuando los gobiernos emanados de ese partido no responden a las exigencias ciudadanas en la implementación de las políticas públicas; o cuando algún integrante del Congreso o de cualquier orden de gobierno, comete una falta administrativa y hasta personal que es conocida públicamente.

En los primeros dos casos, es el partido político el que tiene la responsabilidad, porque su función primaria es ganar elecciones, y la segunda, que una vez en el gobierno o en el Congreso, se actualice su plataforma electoral en la promoción de las reformas constitucionales y de la legislación secundaria necesarias para darle perfil a su actuación, así como en el ejercicio del gobierno al instrumentar las políticas públicas y decisiones, que en teoría, deben beneficiar a la sociedad que se gobierna.

En el tercero de los casos, es decir, cuando un legislador o funcionario público incorporado a las funciones legislativas o de gobierno, comete durante su ejercicio una falta política o administrativa que en el mismo momento pueda tener consecuencias políticas, o en el futuro, pueda tener consecuencias legales y culpar o asignar responsabilidad al partido que gobierna o en el que milita el señalado.

El tercer caso, se actualiza en estos días con la acusación del gobierno de los Estados Unidos contra Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública durante el sexenio del Presidente Felipe Calderón, denunciado y señalado por sus nexos con el crimen organizado, especialmente con el cártel de Sinaloa, y que permitió al gobierno norteamericano acusarlo de cuatro cargos graves que culminaron con su detención en el estado de Texas.

Esta detención, provocó  una serie de señalamientos que afectan no solo a los Presidentes Fox, Calderón y Peña Nieto, si no que también afectan al Partido Acción Nacional por esos doce años de gobierno (Fox y Calderón) en los que Genaro García Luna fue funcionario gubernamental,  y por otra parte,  hasta el momento no he escuchado señalamientos contra el Partido Revolucionario Institucional, del que es militante el expresidente Peña Nieto.

Las acusaciones mas graves son contra el expresidente Calderón al afirmar varios actores que era de su conocimiento la actuación del detenido, aunque él mismo, en un twitter afirmara que “desconocía por completo los hechos que se le imputan y que de ser ciertos, habría fallado a la confianza depositada”.

Mi opinión es que el Partido Acción Nacional no tiene responsabilidad por tres razones: la primera porque Felipe Calderón nunca sometió a la consideración de la dirigencia del PAN el nombramiento de sus colaboradores, incluido por supuesto el del Secretario de Seguridad Pública; la segunda, porque no se recuerda reunión alguna en la que el entonces Presidente Calderón, le haya consultado al partido si compartían o no la estrategia en materia de seguridad pública y combate al crimen organizado; y la tercera, porque Genaro García Luna nunca ha sido militante del Partido Acción Nacional.

Pero también hay que decirlo, el PAN si tiene responsabilidad por no haber presentado, en su momento, una posición firme sobre el estilo de gobernar de Fox y de Calderón, incluidas sus decisiones tomadas para el ejercicio gubernamental, incluidas por supuesto, la designación de sus secretarios y funcionarios de primer nivel.

En fin, esperemos que sea la justicia la que se imponga en este y en otros casos, tanto en Estados Unidos como en nuestro país, porque la sentencia, en caso de encontrarse culpable, deberá venir de un juez juez, no de los actores políticos, las redes sociales o los medios de comunicación.

Compartir

Humberto Aguilar Coronado

Politólogo y Master en Negociación por la UC3 de Madrid, España.

Deja una respuesta