Que no les espante la crítica

Que no les espante la crítica

Ahora resulta que a los integrantes de los ya no tan nuevos gobierno federal, estatal y municipal, todos ellos simpatizantes o advenedizos a morena, les molesta la queja y la crítica que diversos sectores de la población les hacen.

Pongamos un ejemplo en cada uno de los órdenes de gobierno para ilustrar mejor mi dicho.

En el ámbito municipal, les molesta sobre manera que se señale que el comercio informal en el centro de la ciudad, ha rebasado cualquier límite de tolerancia.

Se quejan los comerciantes que tienen sus locales justo donde los ambulantes adquieren territorio para la vendimia porque sus ventas se caen; se quejan los turistas que quisieran ver un centro histórico como el que se les ha platicado y por el cual vinieron a visitar nuestra ciudad; y por supuesto, se quejan de la critica que les hacen los integrantes de los partidos de oposición por el torpe manejo político y mediático de la administración municipal.

En el plano estatal, les molesta y afecta mucho que se les critique por la decisión tomada por el gobierno del estado de retirar lo que en el colectivo se conoce como “todo lo que recuerde a la administración estatal anterior”, es decir, al PAN y a Moreno Valle. Y se quejan y justifican con argumentos que desafortunadamente solo abonan a la crítica.

El retirar de las fachadas de los hospitales todo lo azul y blanco, argumentando que se inserta en el programa de mantenimiento y remodelación de los hospitales, no convence a nadie y crece la sospecha de que es una acción con sabor a rencor protagónico.

A nivel nacional podemos mencionar muchos ejemplos, pero mencionaremos una de las últimas ocurrencias disfrazadas de decisiones de estado.

La construcción, para este año, de 1,350 sucursales de su banco del bienestar y 1,350 para el siguiente año, con un costo aproximado de 5 mil millones de pesos.

Aquí se tiran al suelo haciendo eco de la justificación del Presidente al afirmar que obedece a que mas de 1,500 municipios en nuestro país no tienen sucursales bancarias y por lo tanto, imposibilita el entregarles directamente los recursos públicos a los beneficiarios de los programas sociales.

En este tema, la crítica es por todos lados. ¿Por qué no hizo un convenio con las diversas instituciones bancarias para que fueran ellas las que se dividieran la instalación de dichas sedes?; ¿Por qué no fue una exigencia a Banco Azteca que construyeran las sucursales, cuando se decidió unilateralmente otorgarle la entrega de los recursos de los programas sociales?; ¿Cuándo se licitó la obra pública?; ¿Qué empresa será la beneficiaria y construirá dichas sucursales?; ¿Quién es el dueño de esa empresa?.

Pero les asusta y molesta la crítica que se les hace porque ya se les olvidó el papel que jugaron durante tantos años en la oposición y su papel crítico.

Ahora son gobierno en los tres órdenes y no han dado resultados en los temas sustantivos.

Una de dos, o hacen las cosas bien, o se aguantan a la fuerte crítica que se les seguirá haciendo por su toma de decisiones como gobierno.

 

Compartir

Humberto Aguilar Coronado

Politólogo y Master en Negociación por la UC3 de Madrid, España.

Deja una respuesta